GOLPEARON SALVAJEMENTE A UN CARTONERO PARA ROBARLE UNAS POCAS MONEDAS

A mediados de marzo publicamos en nuestro medio la situación de calle de un hombre identificado como Ramón Sosa, dormía tirado en un colchón que está sobre el pasto en la intersección de las calles Humberto Primero y Castelli. El hombre todavía sigue ahí durmiendo a la intemperie sobre el colchón que mostramos oportunamente.

Sosa suele ir a pedir un plato de alimentos al comedor de la capilla San Andrés, en la esquina de Castelli y Perú, en el barrio ex Aero Club. Es un hombre que se viste y come por el buen corazón de almas caritativas y solidarias. Sosa se las rebusca vendiendo cartones y botellas para juntar unos pocos pesos, pero nunca faltan los malvivientes que atacan con furia y a los golpes para adueñarse de lo ajeno, como en este caso, un humilde hombre. Sosa fue atacado por delincuentes que lo golpearon sin piedad para sacarle apenas unas pocas monedas. Lo golpearon salvajemente y lo tomaron del cuello para robarle apenas unos pesos que se había ganado dignamente.

Situaciones como estas ponen de relieve la ferocidad de los malvivientes que no les importan si sus presas son: niños, mujeres o como en este caso, un indefenso hombre que no molesta a nadie, que es feliz con lo que tiene y donde vive, pero aun así los delincuentes no tuvieron piedad para trompearlo y sacarle unas pocas monedas de su vacío bolsillo.