Covid-19: joven y con obesidad, un blanco fácil para la enfermedad severa

Las autoras de un estudio en el Reino Unido que asocia el exceso de peso y el riesgo de padecer un covid-19 severo, especialmente en las personas de 20 a 39 años, explican los resultados de su investigación
Desde el comienzo de la pandemia se ha venido observando que algunas personas infectadas por el coronavirus experimentan una enfermedad más grave, lo que aumenta sus posibilidades de ser hospitalizadas, ingresar en una unidad de cuidados intensivos (uci) o morir. ¿Pero quiénes?

Nerys M. Astbury es investigadora sénior, Dieta y Obesidad, Universidad de Oxford. Carmen Piernas es profesora de investigación universitaria, Nutrición, Universidad de Oxford. Min Gao es candidata a doctorado, Enfermedad crónica no transmisible, Universidad de Oxford.

En principio, la edad es el mayor factor de riesgo para desarrollar covid-19 grave o morir a causa de ella. A medida que envejecemos, un sistema inmunitario más débil y la existencia de patologías previas crónicas parecen influir en la forma en que nuestro organismo responde al virus. De hecho, más del 70% de las muertes atribuidas al covid-19 en el Reino Unido corresponden a personas de 75 años o más.

Pero la raza, el sexo y la obesidad también han demostrado ser factores de riesgo de padecer covid-19 grave. Y aunque no hay modo de cambiar nuestra edad, sexo o raza, con el sobrepeso sí tenemos cierto margen de actuación.

Cuando el primer ministro británico Boris Johnson hizo pública la gravedad de su propia infección por covid-19 lo atribuyó a que tenía “mucho sobrepeso” en aquel momento.

Tenía sobre la mesa varias investigaciones que mostraban que muchas más personas con sobrepeso u obesidad ingresaban en una uci y necesitaban ventilación mecánica, en comparación con las personas sin sobrepeso ni obesidad. Además de un estudio publicado en 2020 en Nature que mostraba que la obesidad aumentaba sustancialmente el riesgo de muerte por covid-19.

La investigación utilizó como medida el índice de masa corporal (IMC), que se puede calcular dividiendo el peso (kg) entre la altura (cm) al cuadrado. Y llegó a la conclusión que los sujetos con el IMC más alto (más de 40) tenían un 92% más de riesgo de morir por covid-19 en comparación con quienes podían presumir de un IMC saludable (18,5 hasta 25).