La bajante del Río Paraná se profundiza y peligra la captación de agua para consumo urbano

Este sábado al mediodía, el Río Paraná volvió a marcar récord. En la ciudad de Santa Fe, el hidrómetro que tiene instalado Prefectura Naval Argentina marcó 50 cm.

Con este nivel, el cauce quedó tan sólo a dos centímetros de los 48 que midió en mayo de 2020, cuando se llegó a la altura más baja de los últimos 50 años.

El proceso de bajante se inició lentamente a fines de febrero cuando medía 3,41 m. Con el correr de las semanas descendió por debajo de los dos metros. Luego, a mediados de abril, rompió el piso de dos metros y se mantuvo oscilando entre 1 y 2 metros.

La advertencia del INA

En su informe del 16 de junio, el Instituto Nacional del Agua advirtió que «es alta la probabilidad de un agravamiento de la bajante en el río Paraná. Con la tendencia prevista, todo el tramo del río Paraná en territorio argentino alcanzaría niveles de similar orden a los registrados en el año más bajo de la historia registrada: 1944”.

En ese sentido, explicaron que “no se espera una mejora sensible en los próximos meses. El mes de julio será especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua para consumo urbano”.