Indignación por la risa de Máximo al homenajear a las víctimas del COVID

El diputado pidió un minuto de silencio para los más de 113.000 muertos por coronavirus que tiene el país, pero pareció estar al borde de la risa. Además, cometió un curioso un furcio sobre “la pesada herencia” y dejó mal parada a Cristina.


El diputado del Frente de Todos Máximo Kirchner, fue uno de los oradores en el cierre de campaña del Frente de Todos, que se hizo en simultáneo desde varios puntos de la Provincia de Buenos Aires. En el acto, el hijo de la vicepresidenta tuvo dos momentos desafortunados: al comenzar su exposición pidió un minuto de silencio para las víctimas del Covid-19 sonriendo, al borde de la risa, y luego confundió los períodos presidenciales, al hablar de la “pesada herencia”.

Desde Mar del Plata, Victoria Tolosa Paz le dio el pie a Máximo Kirchner, que estuvo en la localidad de Bahía Blanca, para que continúe el cierre de campaña. “Una hermosa ciudad, patagónica y bonaerense como uno. Antes de comenzar me gustaría pedir un minuto de silencio para todos aquellos y aquellas que perdieron un ser querido durante esta pandemia”, dijo el diputado nacional, aunque con una mueca alegre en su rostro.

El detalle no pasó desapercibido y no tardaron en llegar las críticas y controversias en las redes sociales por el gesto desubicado. Luego del minuto del silencio, Máximo siguió: “Muchas gracias por el respeto”.

Más tarde, en su discurso, Kirchner tuvo un furcio cuando ensayaba un fuerte descargo contra el gobierno de Cambiemos: “Un desastre económico, social; de una profundidad inimaginada a fines del 2015 que había dejado la administración de Macri en el país”, dijo.

Para finales de ese año, sin embargo, no fue Mauricio Macri quien había dejado el poder, sino su propia madre, la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En el acto en Mar del Plata no estuvo la vicepresidenta, que apareció esta semana en la campaña de manera virtual al llamar a una vecina de Quilmes, en una conversación presuntamente por sorpresa en la que la mujer le agradeció por la obtención de una pensión graciable durante la administración kirchnerista.

Entre las críticas a la oposición, Máximo Kirchner esbozó: “Hoy escuchaba al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que tiene una muy buena idea: suspender y eliminar las indemnizaciones de los trabajadores y trabajadoras cuando son despedidos. En 2003, la Argentina tenía un 25% de desocupación. En 2019, cuando Cristina dejó el Gobierno, la desocupación era de 6 puntos. Y no eliminamos ninguna indemnización”.

Y concluyó: “Yo no les voy a pedir el voto. Les voy a pedir que este domingo, cada argentino reflexione en el cuarto oscuro cómo recibió el país Mauricio Macri, y cómo lo dejó. Axel y Alberto se rompieron el alma para sacar el país adelante. Yo quiero gente así”.