0 5 mins 2 semanas

Según la opinión de un pastor evangélico, actual presidente de la Asociación de Pastores Unidos de Concordia (APUC) nos enfrentamos a nuevos paradigmas en todo el mundo, y los evangélicos no escapan a esa realidad. “Si bien aquello en lo que creemos no es alcanzado ni lo será porque son verdades fundamentales de nuestra fe cristiana, basadas en valores como la verdad, el trabajo, la fe, el respeto, la solidaridad, la dignidad, el valor a la vida en todas sus etapas, la superación constante de la persona, su bienestar”, reflexionó.

Entrevistado por cronistas de este medio, el pastor Daniel Osuna, reconoció que: “a medida que vamos transitando la vida, ella nos presenta encrucijadas, situaciones particulares en las que somos confrontados y animados a involucrarnos en nuevos ámbitos. Con los años hemos ido superando ciertos prejuicios que nos suponían la idea de creer que como cristianos no debíamos participar o involucrarnos en determinados temas o actividades de la vida “secular”, las nuevas generaciones fuimos teniendo una mirada desde una perspectiva autocrítica”, dijo y reconoció que en la política: “nos ha mantenido alejados de ámbitos donde se define y construye la sociedad en su conjunto, esto permitió que esos espacios fueran ocupados por personas que aprovecharon inteligentemente la oportunidad de introducir sus ideologías y particularmente de sus intereses personales por sobre el de los demás”.

En ese mismo tono, el pastor dijo que: “puntualmente me preguntan sobre este fenómeno en aumento, digo que es considerado como un fenómeno simplemente porque nunca habíamos participado en estos espacios. Uno de los detonantes de esto fue indudablemente el tratamiento de la ley de aborto en nuestro país en primer instancia por parte del gobierno del ex presidente Mauricio Macri, luego definitivamente aprobada por el gobierno del presidente Alberto Fernández quien personalmente se puso al frente junto a sus legisladores, gobernadores he intendentes en pos de ese objetivo. Sumado a esto las políticas de Estado en una franca oposición a nuestros valores y Derechos acompañadas desde la legislatura lo que ha permitido que desde la “legalidad” se acompañe a un proceso que busca de construirnos para volver a “construirnos” violentando el derecho del otro, solo que no siempre lo legal es moral. No creo equivocarme que como venimos se avecina el hecho de que la justicia será más injusta, las oportunidades serán solo para unos pocos, donde el Derecho importara más que las obligaciones de cada uno, la dignidad de la persona una utopía, el sentido común se torne escaso y donde el egoísmo será mucho más fuerte que el amor al prójimo etc, podemos esperar que no hayan consecuencias luego de legalizar la matanza de niños inocentes?”, reflexionó.

Finalmente, Osuna admitió que: “nuestra comunidad junto a otras millones de argentinos padecimos de un inusual atropello fuimos maltratados, violentados, agredidos, ignorados, incluso hemos padecido la burla por defender nuestros valores. Nuestros reclamos no fueron oídos sino ignorados. Esto y muchas otras razones hizo que lamentablemente no nos sintamos plenamente representados, muchos entonces entendimos el mensaje y creímos que era hora de hacer algo al respecto”.

Finalmente reseñó: “creo que La iglesia y el Estado deben estar separados, pero indudablemente que el Estado necesita nutrirse de valores esenciales que dignifiquen al ser humano , es evidente que está ocurriendo lo contrario lamentablemente , desde ahí que en el seno de nuestra iglesia (aunque también en otras comunidades de fe) hemos descubierto a personas que Dios ha llamado y que entienden deben comprometerse, capacitarse y participar en política en el partido que mas los identifique y les otorgue espacios”.