0 5 mins 2 semanas

A raíz de haberse celebrado en la víspera el “Día del Bailarín Folklórico”, en homenaje al gran bailarín y coreógrafo argentino a Santiago “El Chúcaro” Ayala, fallecido el 13 de septiembre de 1994, un reconocido bailarín de nuestra ciudad, hizo ante nuestro medio una reseña histórica sobre el “Chúcaro”. Además, recordó el difícil momento que le tocó pasar por no poder dedicarse a la actividad folclórica con el ballet “Alas de mi Patria”, a raíz de la pandemia. También se refirió a los nuevos bailarines. “Tienen que apostar a que la cultura y que la danza folklórica como raíz de Entre Ríos, sea el crecimiento de Concordia”.    

En diálogo con cronistas de este medio, Daniel Bogado, hizo referencia al Día del Bailarín Folclórico: “el “Chúcaro” fue quien siempre dijo que la raíz del folklore está en la conquista del varón sobre la mujer y en esa base ya está todo dicho, que es imposible hacerlo de otra forma”, reseñó. 

El bailarín local mencionó además que: “el folklore es la combinación del varón y la mujer, por lo que el distanciamiento social obstaculizó el desarrollo de las actividades de este tipo, teniendo en cuenta que es muy difícil dar una clase en donde los bailarines estén muy separados, porque en algún momento siempre hay contacto o una cercanía”, dijo y recordó que: “en el marco de la pandemia y las diferentes restricciones preventivas, nosotros fuimos los primeros a los que se les cerró el paso y uno de los últimos a los que se les está abriendo las puertas, en ciertas partes”, y aclaró que “nosotros tratamos de mantener al chico que quiere hacer algo, porque Alas de mi patria es una escuela”, no obstante aclaró que “en el ballet hay una división por edades y en las circunstancias de la pandemia, tanto los más chicos como los más grandes fueron los que estuvieron continuamente haciendo actividades, siendo el grupo de los jóvenes más grandes quienes recién están queriendo volver”, destacó. 

En ese mismo sentido Bogado puntualizó que: “actualmente, estamos queriendo volver pero es muy difícil porque los reglamentos que hay no pegan con lo que enseña el folklore”, dijo y diferenció que: “el que baila salsa baila solo, el que baila jazz baila solo, pero el que baila folklore no lo puede hacer, por lo que habrá que retirarse o reprogramar, dado que la situación resulta imposible”, dijo y aclaró que “yo soy profe de educación física, y en una oportunidad de mi vida, tuve que plantearme si seguía con la cultura o si seguía con la docencia, pero aposté a que la cultura iba a cambiar y que la danza folklórica como raíz de Entre Ríos sería el crecimiento de nuestra Concordia”, insistió. 

EL FOLCLORE COMO MATERIA EN LAS ESCUELAS 

Sobre la ley nacional que habla de la enseñanza del folclore en las escuelas públicas y privadas, ley a la que nunca adhirió el gobierno entrerriano, Bogado expresó que: “esto es un deseo y mi anhelo más grande es que esto no quede en algunos talleres, sino que en algún momento esté como base en las escuelas”, y agregó que “nosotros estamos trabajando en una escuela en la que los chicos, cada vez que nos ven, quieren seguir, lo que quiere decir que no es que no les gusta, sino que no se conoce la danza”, dijo y acotó que “actualmente, en Argentina hay una ley que ya está promulgada, en la que se implementa a la danza folklórica en los currículos de las escuelas, pero Entre Ríos todavía no se sumó a esa idea”, lamentó el bailarín.