0 4 mins 4 meses

Pamela, una vecina que vive en el barrio La Roca, ubicado en la zona noroeste de nuestra ciudad, se comunicó con nuestras páginas, para denunciar públicamente, según ella, el maltrato que recibió el lunes cuando concurrió con su hijo de 5 años al hospital Delicia Concepción Masvernat, para que sea atendido por un médico a raíz de haber sufrido un brote de granos en gran parte de su cuerpo luego de haberlo vacunado contra el Covid. Además denunció mala praxis con sus dos hijos.

En comunicación con cronistas de El Sol-Tele5, Pamela Ragone comentó que: “estuvimos en el Masvernat más de 5 horas para que lo atienda una doctora a mi hijo, cuando la médica lo atendió y lo vio de lejos, me dijo que era una bacteria y le recetó un medicamente que estaba vencido”, dijo y rezongó: “no entiendo cómo puede recetar si ni siquiera lo desvistió a mi hijo, y mucho menos le hizo los análisis”, reclamó y puntualizó que “la doctora me hizo la receta sin sello y sin firma, así que cuando me voy a la farmacia del Masvernat, le comenté eso a la persona que me atiendió y me dijo de mala manera que si no me gustaba que fuera a un sanatorio privado”.

Más adelante Pamela recordó que: “esto de los granitos le empezaron a salir después de que le aplicaran la vacuna contra el Covid, tiene gran parte del cuerpito lleno de granos y por eso fuimos al hospital, estuvimos más de 5 horas para que lo atienda una doctora, la que de lejos me dijo que era una bacteria y le medico un medicamente que estaba vencido”, insistió y rezongó que “tuve que concurrir a un laboratorio privado para que le realicen los análisis para saber realmente que es lo que tiene mi hijo porque en el hospital no se molestan por saber qué es lo que tenes, solo te medican y te las tenes que arreglar”.

HACE 10 MESES QUE ESTÁ VOMITANDO

“También tengo mi hijo de 16 años que hace 10 meses que está vomitando y lo mandan al psicólogo, lo internan y luego de hidratarlo le dan el alta para que me lo lleve a mi casa -dijo Pamela, al tiempo que aclaró- “el chico sigue igual, ya bajo 50 kilos y nadie me puede decir que tiene mi hijo».

«Mi hijo se cansó de todo esto y últimamente me dice que no quiere ir mas al hospital porque según los médicos, eso que le pasa es psicológico, y mientras tanto vemos que cada día se está deteriorando más y tenemos miedo de que pronto su corazón ya no resista”, admitió Pamela Ragone.