ROSSI, EL JUEZ QUE HABÍA LIBERADO AL ASESINO DE MICAELA, FUE ABSUELTO Y VUELVE A SU CARGO

El jurado de Enjuiciamiento absolvió al juez de Ejecución de Penas de Gualeguaychú, luego que el procurador Jorge García, decidiera no acusarlo por mal desempeño. Vuelve hoy a su cargo.

Los integrantes del Jurado de Enjuiciamiento Germán Carlomagno, Daniel Carubia, Miguel Giorgio, Roberto Beherán (por el Colegio de Abogados), el senador Daniel Olano, la diputada Ester González y Jorge Campos (también en representación del Colegio de Abogados), decidieron absolver al juez de Ejecución de Penas, Carlos Rossi.

El magistrado volverá a su cargo y se le restituirá la parte del salario que dejó de percibir. Los fundamentos de la absolución se darán a conocer el 29 de agosto, pero trascendió que la votación fue por una mayoría mínima, habiendo resultado cuatro a tres.

El Jurado de Enjuiciamiento absolvió por mayoría, de los cargos de falta de idoneidad y mal desempeño que pesaban sobre el juez de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Gualeguaychú, Carlos Alfredo Rossi, quien estaba suspendido en su cargo desde el 7 de diciembre de 2017 y a quien le habían reducido el sueldo en un 30 por ciento.

La decisión implica, además, que el magistrado se reintegre, desde este martes, a su cargo y se le restituyen los salarios retenidos. Los fundamentos de la sentencia serán conocidos el próximo 29 de agosto.

El Procurador García tomó la decisión de no acusar al juez. “El fallo de libertad condicional es un fallo firme. Un fallo firme no puede ser una causal de mal desempeño”, dijo.

De ese modo, el Procurador General dejó al jury a Rossi sin acusación.  Y ante esa situación, Miguel Cullen –codefensor junto a Guillermo Vartorelli- planteó que “la ausencia de acusación inhabilita a este tribunal a emitir acusación”, y pidió evitar “que no se avasallen las instituciones republicanas”.

Rossi quedó en  el ojo de la tormenta luego del femicidio, el 1° de abril de 2017, de la estudiante uruguayense Micaela García, cuyo cuerpo fue hallado en un descampado de Gualeguay una semana después, el 8 de abril.

El magistrado fue acusado por mal desempeño y falta de idoneidad por haber resuelto, el 1° de julio de 2016, la liberación del reo Sebastián Wagner, con dos condenas por abuso sexual. Wagner fue, precisamente, quien mató a Micaela García, crimen por el cual fue condenado a prisión perpetua el octubre pasado.

El Jurado de Enjuiciamiento resolvió, el 7 de diciembre, abrir causa en base a las presentaciones que hubo contra Rossi, ocho en total.  Al resolver la apertura de causa, el primer voto del Jurado de Enjuiciamiento fue formulado por Daniel Carubia, vocal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), quien opinó que el juez Rossi no debía ser sometido al jury.

En sus fundamentos, Carubia consideró que la decisión de Rossi fue coherente y fundamentada. En cuanto a los informes desfavorables a  Wagner, Carubia recordó que los mismos no son vinculantes y entendió que Rossi “se ha apartado de ellos con sólidos fundamentos, destacando la incongruencia de unos y la naturaleza subjetiva, puramente conjetural y científicamente incomprobable de otros”.

El segundo voto fue de Jorge Campos, uno de los representantes del Colegio de Abogados de Entre Ríos en el Jurado, que votó a favor de iniciar el proceso de jury al juez y entre los puntos que destacó fue que no haya tenido en cuenta los dictámenes de los organismos técnicos, que aconsejaban no otorgarle la libertad condicional a Wagner.

El segundo representante del Colegio de Abogados en el Jurado, Roberto Béhéran,  coincidió con lo expuesto por Campos. En cuarto lugar se expidió la vocal del STJ Susana Medina de Rizzo, que también resolvió a favor de formar causa contra el juez Rossi.  En el mismo sentido se pronunciaron el senador Lucas Larrarte y el diputado Daniel Koch. Todos sustentaron su decisión en que el juez desoyó los informes y dictámenes en contra de la libertad condicional de Wagner.

El último en votar fue Bernardo Salduna, vocal del STJ, y lo hizo en sintonía con Carubia, es decir: pidió desestimar las denuncias.

El jury atravesó varios procesos de recusaciones y renovación de sus miembros, por eso el cuerpo que juzgó y absolvió a Rossi fue diferente al que abrió la causa. No estaban Salduna ni Medina de Rizzo, pero sí Carubia, junto a Miguel Giorgio y Germán Carlomagno; por la Legislatura, el senador Daniel Olano y la diputada Ester González, y se mantuvieron, en representación del Colegio de Abogados, Campos y Beherán.

El 5 de febrero de 2018, el Procurador García emitió dictamen, aunque no acusó a Rossi, y se amparó en el andamiaje legal vigente para sostener que no está obligado a acusar.

El magistrado llegó al jury con ocho denuncias por mal desempeño y falta de idoneidad a raíz de una decisión polémica: el 1º de julio de 2016 otorgó la libertad condicional al violador serial Sebastián Wagner, quien hasta entonces estaba alojado en la Unidad Penal Nº 9 Granja Penal Colonia El Potrero, de Gualeguaychú, cumpliendo una pena de 9 años de prisión por dos hechos de violación.

El 1° de abril de 2017, Wagner asesinó a la joven Micaela García, en Gualeguay. El caso conmocionó al país, y sobre todo al movimiento de mujeres que se movilizó bajo la consigna #NiUnaMenos. En Entre Ríos, el rostro del juez fue parte de las pancartas que se exhibieron en el Poder Judicial, junto al rótulo de “cómplice”.

El 17 de octubre pasado, el Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay condenó a Wagner a prisión perpetua por “abuso sexual con acceso carnal en concurso ideal con homicidio calificado por alevosía, criminis causae y femicidio”. Su jefe Néstor Pavón fue condenado a cinco años de prisión por encubrimiento y el hijastro de Wagner, Gabriel Otero, fue absuelto.

El Procurador García hizo, durante el jury a Rossi, lo que había adelantado en febrero último en un primer dictamen: no acusó.  En su alegato dijo que aun cuando no compartió los fundamentos del fallo que emitió el magistrado el 1° de julio de 2016 al liberar a Sebastián Wagner, femicida de Micaela García, entendió que queda “dentro del ámbito de lo discutible”.

Después de resaltar el trabajo de igualdad de género que viene llevando adelante el Poder Judicial de Entre Ríos, y de receptar positivamente las observaciones hechas por los testigos de contexto en el jury, la antropóloga Rita Segato y el psiquiatra Enrique Stola, señaló: “Para no generar falsas expectativas en sectores que sí están muy preocupados por la violencia de género, al juez Rossi en ningún momento se le imputó complicidad o algún tipo de intervención en el femicidio que cometió Wagner. Esto es bueno señalarlo porque aquí no analizamos la comisión de un delito”.

Pero también subrayó la falta de atención del magistrado a los informes técnicos desfavorables a la liberación de Wagner. “El juez no puede suplir el juicio de expertos, salvo que el juicio de expertos sea una paparruchada”, sostuvo el Procurador. “Para apartarse, debe tener buenas razones. No es posible apartarse caprichosamente de los informes técnicos”, agregó.

A su turno, el defensor Cullen sostuvo, en el arranque de su alegato, que en el jury a Rossi “está en juego el sistema republicano de gobierno”. Y aseguró que el proceso venía con un pecado de origen: la Ley N° 9.283, que regula el sistema del jury, es inconstitucional, por una razón: ordena al Procurador acusar, violando así la autonomía del Ministerio Público Fiscal.

Y agregó: “La ausencia de acusación inhabilita a este tribunal a emitir acusación. Que no se avasallen las instituciones republicanas”, pidió.

“Lo que sucedió aquí es que a partir de la falta de acusación por parte del Procurador General de la Provincia, a partir de los fundamentos que expresó, en una posición absolutamente ajustada a Derecho, razonada, justa y aplicable al caso concreto, esta defensa se ha quedado sin saber de qué debe defenderse –dijo Cullen-. En este contexto, entendemos que el proceso ha fenecido”.

“Si hay algo que ha hecho Rossi es aplicar la ley”, concluyó, al dar cuenta de que la decisión de liberar a Wagner fue en sintonía con la jurisprudencia del STJ.

“Pero ha sido sanador escuchar no solo las explicaciones de Rossi, sino lo que sucedió realmente con el interno Wagner. No se apeló el fallo porque el fiscal coordinador (Lisandro Beheran) consideró que estaba fundado a Derecho”, planteó. “No hay posibilidad de que este tribunal destituya a Rossi sin violar la Constitución. No hay posibilidad de emitir fallo destituyente sin violar la Constitución. No hay posibilidad de emitir fallo condenatorio sin generar responsabilidad al Estado argentino a nivel internacional”, alertó Cullen.

Y al final pidió que “no esperemos otra Micaela García” para aplicar los cambios que se requieren, en el Servicio Penitenciario y en el Patronato de Liberados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.