SALIÓ A LA VEREDA A MANDAR UN WHATS APP PERO UN DELINCUENTE LE APUNTÓ A LA CABEZA Y LE DIJO “DAME EL CELULAR O TE MATO”

Un joven menor de edad salió por un momento a la vereda de su casa ubicada en el barrio Centenario, en las inmediaciones de Teniente Ibañez casi Diamante, para mandarle un whats app a su novia porque adentro no tenía buena señal, el menor no advirtió que frente a él se detuvo una moto y bajó un individuo que le preguntó la hora pero enseguida develó sus verdaderas intenciones, sacó un revólver y le apuntó a la cabeza diciéndole en voz baja “dame el celular o te mato”.

Sobre el mal momento que le tocó vivir, Francisco Ávila, de 17 años, le dijo a cronistas de El Sol que “bueno anoche (por el martes) salí a mandarle un whats app a mi novia porque adentro de mi casa no tenía buena señal, y mientras prendía un cigarrillo ya eran como las 12 de la noche, y bueno yo salí y no se veía a nadie en la calle y acá en este barrio es medio oscuro porque no hay luces en las calles y de repente aparecen dos locos en una moto 110cc. no sé si era negra o azul oscura porque no se veía bien y uno de ellos se bajo y vino hasta donde estaba yo, le dije qué hora era y ahí él sacó un arma de la cintura y me asaltó”.

Francisco recordó que “sacó un revólver tipo calibre 22, me apuntó en la cabeza y me dijo en voz baja “dame el celular o te mato” y se fue y se subió a la moto que lo esperaba ahí en el cordón de la vereda a pocos metros. Después que me asaltaron a mi tomaron por calle Feliciano y se fueron en dirección norte como yendo para calle Moulins”.

“El que manejaba la moto tenía una visera y era medio flaco -describió- y el que iba atrás que fue el que me asaltó era morocho con una campera roja. Lo que me llamó la atención fue que la moto tenía patente nueva, lamentablemente no pude distinguir el número porque no se veía bien pero era una de esas patentes nuevas. Acá ya es la segunda vez que me pasa, la otra vez anterior éramos un grupo de amigos y fue igual que ahora, bajó uno de una moto con un revólver pero como empezamos a correr y nos fuimos todos no pudieron asaltarnos pero ahora como estaba yo solo me llegaron a mí. Acá todo el mundo cementa que en el barrio los chorros viven dando vueltas y asaltando de noche sobre todo a los estudiantes cuando vuelven”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.