Mientras maduro insulta a Macri y a quien se le cruce, Venezuela sin dinero con indignación y saqueos

La oposición alerta por un estallido social; Maduro prometió nuevos billetes que no llegan a los bancos, Venezuela es un caos. Su presidente, Nicolás Maduro, despotrica con lengua filosa contra todo el que ose criticarlo. Y su pueblo se siente estafado y ve cómo los devaluados bolívares revolucionarios cada día valen menos.

3

Este viernes, en medio de la rabia y las quejas por la falta de dinero en efectivo, miles de venezolanos intentaron depositar en el Banco Central de Venezuela (BCV) los billetes de 100 bolívares, que son los de mayor denominación pero que ya no tienen valor en todo el país.

 

El proceso, que arrancó el pasado martes con un operativo masivo en la banca pública y privada, inició su segunda fase este viernes y se mantendrá hasta el 20 de este mes —solo para depósito— en las dos únicas sedes del BCV, en Caracas y Maracaibo. Las autoridades anunciaron que ayer saldrían en circulación los primeros billetes de 500 y las monedas de 10, 50 y 100, y después progresivamente lo harían los billetes de 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bolívares, que integran el nuevo cono monetario.

 

Sin embargo, ni las monedas ni el billete de 500 aparecen y el descontento aumenta entre los ciudadanos que, ante la eliminación del billete, se han quedado sin dinero efectivo y sin la posibilidad de obtenerlo.

 

“Esto es la peor locura que podían hacer en estos días antes de Navidad, esto parece un rebaño de miles de ovejas. Habría que poner a los del gobierno a hacer estas colas y que se queden sin billete”, protestó María Barbeira, una jubilada de 72 años, mientras esperaba afuera del BCV. La desesperación de la gente es más que entendible: la inflación de tres dígitos hace que se necesiten fajos de billetes para hacer una simple compra.

 

Los comercios solo aceptaban ayer pagos con tarjeta o con los escasos billetes viejos de 10, 20 y 50 bolívares. La mayoría de los cajeros automáticos no daban dinero.

 

En Maracaibo, la segunda ciudad de Venezuela, grupos de personas que protestaban por la falta de efectivo en la sede del BCV chocaron con la policía en un intercambio de piedras y gases, y varios comercios de la ciudad cerraron ante multitudinarios intentos de saqueo.

 

También hubo saqueos a pequeños comercios y protestas en los estados Mérida, Táchira y Zulia y en Bolívar, Monagas o Anzoátegui.

 

“El gobierno tiene la responsabilidad de esta situación irregular. Cuando no es la gasolina, es el agua, la luz, la medicina y ahora el canje de billetes”, dijo el alcalde Coromoto Lugo, del municipio minero El Callao, en el estado Bolívar, denunciando el saqueo de una media docena de comercios.

 

En Santa Bárbara, Barinas, medios locales reportaron que un grupo de personas trató de abrir a golpes un camión que transportaba dinero. Los conductores habrían disparado a la multitud, dejando cuatro heridos. “Pasé por el mercado y estaba todo militarizado. Saquearon un camión de pollo y un grupo de viejitos estaban en la puerta del banco protestando porque quieren efectivo”, explicó Juan Carlos Leal, un agricultor de Maturín.

 

En la frontera con Colombia, cerrada hasta el domingo igual que la de Brasil por orden presidencial, vecinos de San Cristóbal bloquearon una vía principal y quemaron cauchos y ramas de árboles.

 

“Al sacar los billetes de 100 bolívares están trancando el sistema económico porque eran los que más se usaban y la gente no tiene el nuevo cono monetario que alivie. Los cajeros no tienen dinero, el sistema se estresa”, resumió el economista Alberto Martínez.

 

Celebrando el “exitoso” retiro del billete de 100 (0,15 dólares), que se tradujo en 72 horas de largas colas en las agencias bancarias, Maduro redujo de 10 a 5 días el tiempo para canjear en el BCV los que aún quedaran, aumentando el nerviosismo de la población, ya que tres de cada cuatro billetes que circulaban en Venezuela eran de 100 (0,15 dólares).

 

“¡Esto es el mundo al revés! Si normalmente no hay comida, ahora resulta que ya no hay ni billete para comprar”, dijo Jesús García, un vendedor informal de 21 años que llegó a las cuatro de la madrugada al banco y no sabía cómo haría para trabajar.

 

Pero que el BCV no tuviera los nuevos billetes era más complicado aún para quienes no tienen cuenta bancaria como Pedro José Oviedo, un electricista de 70 años que cargaba una bolsa de plástico con sus ahorros en billetes de 100, desafiando como la mayoría en la fila la inseguridad en las calles caraqueñas. La opción que da el BCV a Pedro es que entregue sus billetes para darle un voucher especial, que él debe canjear en la agencia bancaria que desee, aunque ahí no haya ahora dinero. “Estas son las medidas más absurdas que he visto nunca, pero aquí nos tenemos que quedar… A ver qué día amanece uno frío (muerto)”, protestaba el electricista.

 

Entre críticas de la oposición, que tildaron de “cruel” la medida de Maduro, analistas tratan de poner luz a los efectos de esta insólita situación, que ya hizo bajar casi a la mitad la cotización del llamado dólar paralelo que muchos empresarios usan para las importaciones y sortear el férreo control de cambio.

 

“Denunciamos ante el mundo que el pueblo venezolano ha sido sometido a una situación de caos inducido desde el gobierno”, declaró la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un comunicado en el que pidió al Ejecutivo “rectificar”.

 

“Lo mínimo que pueden hacer estos ineptos del gobierno es dar una prórroga” para el depósito de billetes en agencias bancarias, dijo el líder opositor Henrique Capriles, a fin de evitar que se produzca “un estallido social”. “Esto es muy grave, el gobierno tiene que oír a la gente porque si no el país se va a ir a la calle, un estallido que no lo queremos porque no es la solución”, expresó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.