SE MATÓ AL CAER DESDE UN TECHO DE 25 METROS DE ALTURA

El infortunado accidente ocurrió en un galpón que estaba siendo acondicionado para una futura iglesia evangélica. El joven estaba trabajando en la reparación de los techos y habría pisado una de las chapas de fibra de vidrio, cayendo desde una altura aproximada de 25 metros, sobre un piso de hormigón.

Gabriel Valdez, de 17 años, falleció de manera instantánea. Estaba junto a su padre, José Valdez, de 60 años, efectuando el trabajo de recuperación del techo lugar, donde actualmente funciona una cochera.

La policía realizó todas las actuaciones de rigor a cargo del personal de la seccional Primera. En primer momento se dijo que el viento voló una chapa con la mala suerte de que el joven cayera al vacío; la otra versión da cuenta de que el chico habría pisado una deteriorada chapa de fibra de vidrio que cedió y ocasionó la caída de la importantísima altura del galpón.

El galpón es propiedad de Juan Carlos Spill quien, a su vez, lo alquila a otra persona, quien había contratado a Valdez (padre) para el trabajo.

Actuó en el lugar el médico policial en turno, personal de la comisaría Primera y de Criminalística, que pusieron en conocimiento de la fiscal en turno, doctora Mariana Elías, quien también acudió al lugar.

Lo llamativo es que ambos trabajadores estaban trabajando sin arnés y sin ningún tipo de seguridad a una altura de más de 20 metros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.