BOTELLAZOS Y TROMPADAS ARRIBA DE UN COLECTIVO

El interno 73, de la Línea 1, comenzó su recorrido habitual de la mañana de domingo, cuando empezaron a subir como pasajeros los que salían de los boliches, además de algunas familias y trabajadores.

Todo iba dentro de lo normal hasta que dos grupos en pugna dirimieron sus problemas a puro golpes adentro del micro; uno de ellos llevaba una botella de cerveza que utilizó como arma en la pelea y dejó a dos personas heridas: uno de los contrincantes y una pasajera, que resultó lesionada para proteger a su hijita de 3 años.

Según lo que manifestó el chofer de la unidad del transporte público de pasajeros, los sujetos se pelearon en el colectivo, después descendieron en las inmediaciones del Cañaveral de Rívoli y atacaron a pedradas a los que estaban en el ómnibus, entre ellos pasajeros que nada tenían que ver con la pelea.

Los heridos fueron trasladados al Hospital Delicia concepción Masvernat. El violento episodio ocurrió pasadas las siete de la mañana del domingo. “Venían borrachos y se armó la gresca. Lo único que vi es que le pegaron a un muchacho que tenía la cabeza rota, después bajaron, se cruzaron en frente y empezaron a tirarles piedras al coche; eran cinco personas en total las que se pelearon”, relató el colectivero.

Lo más grave del caso es que viajaban pasajeros ajenos a los problemas. “Fue un desastre. Ellos se conocían, pero lastimaron a una mujer que traía a una nena de tres años cuando empezaron a tirar piedras y a romper los vidrios. La mujer para proteger a la criatura recibió cortes de los vidrios, que le pincharon la espalda, esto ocurrió en Isthilart y Rivoli”, precisó.

El trabajador del volante contó que levantó pasaje en la esquina de San Luis y Quintana, fue donde más personas levanté y calculo que allí habrían subido todos.

“Los que venían adentro del coche subieron en la parada del hospital Felipe Heras al iniciar el recorrido, en el trayecto subieron los otros que venían del baile, antes de llegar a Rívoli escucho la explosión un vidrio,así que calculo que habrá sido la botella de cerveza y cuando miré para atrás se estaban agarrando a trompadas y había un herido. Subieron con una botella y creo que la taparon con una campera, después se bajaron los tres y empezaron a tirar piedras contra los otros”, contó.

“Siempre traemos muchachos y sobre todo chicas que vienen tomadas, pero van conscientes se duermen y no hacen problemas. Estos ya traían problemas del baile o algo así. Lo que duele es que viajaban familias, gente que iba a trabajar y había un matrimonio con un bebé de días y cuando comenzó la pelea se bajaron asustados”, dijo Emiliano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.