Vecina denuncia que no puede vivir por el mal olor del galpón donde juntan pis humano

Una vecina llamada Graciela Barrios, que vive en calle Villaguay, nos envió un correo manifestando lo que tiene que soportar todos los días, el correo señala textualmente: “Como que ya estoy un poco bastante cansada de esta gente! Yo no se hasta donde es legal que tengan un galpón donde juntan pis humano en la ciudad (Villaguay entre Vélez Sarsfield y Urdinarrain) de Concordia”, denuncia enérgicamente la vecina.

 

Asimismo Graciela reconoce: “Estoy harta de no poder comer al medio día como una persona normal con la puerta de mi casa o venta abierta es inhumano no se donde hay que ir a quejarse necesito que me digan!!!! Enrique Tomas Cresto Marcelo Cresto desde ya agradecería si me dan un número de teléfono”, solicita.

La desesperada mujer por último suplica: “Dónde poder ir a quejarme de esta situación sino los invitaría a ustedes en verano a venir a mi cuadra donde no se puede estar del olor a pis humano”, concluyó Graciela Barrios.

Juntan bidones con orina para tratamientos de fertilidad

Miles de litros son procesados por un laboratorio que extrae una hormona del líquido. Las donantes son recompensadas con obsequios. Tres veces a la semana, mujeres que transitan el período de la menopausia juntan en bidones blancos la orina de 24 horas, hasta que una camioneta cargada hasta arriba de recipientes apilados con el líquido pasa por la puerta de sus casas.

La adhesión de las mujeres a la invitación de donar pis es voluntaria y, como premio, a fin de mes reciben un regalo del laboratorio. “Me dieron un set de cuchillos, después una fuente, un exprimidor. Son presentes muy lindos”, dice Gloria, una de las señoras que cumple con el procedimiento que tiene las siguientes recomendaciones: no mezclar la orina con la de ninguna otra persona, no recolectar cuando tenga fiebre o esté tomando antibióticos, no mezclar con agua y tampoco lavar el bidón por dentro, pues tiene una pastilla para conservar el líquido.

El laboratorio Biomás SA tiene su sede en San Martín, provincia de Buenos Aires, según se lee en su página web. También define de qué se trata la firma: “Es una empresa de logística dedicada a la recepción y tratamiento de materia prima para la producción de gonadotrofinas de origen natural. Estas hormonas son extraídas de la orina que donan voluntaria y generosamente, miles de mujeres en el período de menopausia”.

Y detalla que el proceso de extracción de las hormonas se realiza en la planta ubicada en Buenos Aires donde se procesan grandes cantidades de “materia prima bajo las normas internacionales conocidas como Buenas Prácticas de Manufactura (GMP)”. Todo termina con la obtención de una fracción cruda de gonadotrofinas, hormona que interviene en la reproducción.

Ahora bien, la modalidad de recolectar orina provoca sorpresa, polémica y la duda sobre si es una actividad legal. Así, lo demuestran notas periodísticas publicadas en distintos años y puntos del país.

En 2004, el diario La Nación se ocupó del tema y publicó que el laboratorio Biomás funciona desde 1996 y es el proveedor de la materia prima a un instituto (Massone) que vuelve el líquido ámbar en tratamiento para la fertilidad convirtiendo la hormona extraída de la orina en “menotropina, una droga que estimula la fabricación de óvulos”. Según esa publicación, se trata de un mercado que mueve millones de pesos en base a la donación de pis e involucra a miles de mujeres que colaboran con la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.