Falleció su dueño pero él sigue esperando en el hospital

Una nueva historia de fidelidad tiene como protagonista a un perrito. Es similar a la de Capitán, el perro de Villa Carlos Paz que se fue a vivir al cementerio junto con su dueño una vez que éste falleció y que murió hace un mes. O la del can que espera en la puerta del hospital a su dueño que falleció meses atrás en Brasil. Pero en este caso, sucede en el nosocomio de Feliciano, en el norte entrerriano.

Allí, un perro que acompañaba siempre una señora que trabajaba en el lugar, va cada día, esperando a su dueña, que falleció hace un tiempo.

“Su nombre no lo sé, yo le digo ‘mi Orejón hermoso’ y no para de mover su cola. Allí me espera temprano para que le dé de comer y se queda durante toda la mañana, luego sale y deambula y al día siguiente regresa a esperarme nuevamente”, indicó Anahí, una joven trabajadora del hospital.

Y acotó: “Mi intención es encontrarle un hogar y una familia que lo quiera tanto como lo quería su dueña. Es un perro más que bueno, tranquilo y no tiene problemas para convivir con otros perros. Su edad es de unos 3 años aproximadamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.