SALIERON DEL GALPON DE CARROZAS Y FUERON ASALTADAS POR MOTOCHORROS A PUNTA DE PISTOLA

Ocurrió el día sábado alrededor de la una de la madrugada cuando un grupo de chicas salían de un galpón de carrozas que está ubicado en las inmediaciones de la Comisaría del Menor y la Familia, fueron sorprendidas por dos malvivientes a bordo de una moto y tras hacerles sentir el frío metal de una arma de puño en el estomago a dos jovencitas, les robaron el celular.

Sobre los pormenores de los ocurrido y las peripecias que tuvieron que pasar para asentar la denuncia, Rafael Maciel comentó ante cronistas de este medio que: “el día sábado en jurisdicción de comisaría segunda, asaltaron a mi nieta en circunstancia que mi nieta con 5 o 6 chicos de la escuela Gerardo Yoya, estaban trabajando para juntar platita para vender para la carroza, alrededor de la una de la mañana salió para afuera del galpón para avisarle a su madre que se iba, fue abordada por una moto y los delincuentes que le pusieron un arma de fuego en el estómago y le pidió el celular, mi nieta que está media preparada por mí, agarró y le tiró el celular a la otra chica y la otra chica lo iba a juntar y cuánto lo iba a juntar la apuntó a la otra chica al cual le sacaron el celular”.

Maciel continuó su relato detallando que: “bueno después de esto, con los otros chicos se fueron a la comisaría del menor y la familia porque quedaba cerca de ahí a dos o tres cuadras, creyendo que ahí le iban a tomar la denuncia, pero había un solo funcionario, o sea una sola funcionaria que las atendió y los chicos asustados le explicaron lo que había pasado y la funcionaria les dijo “esperen un cachito” y salió y les dijo que “tenían que ir a la comisaría segunda”, pero mi nieta le dijo “sí pero en la esquina de la comisaría segunda frente al Parque Ferré están los que nos robaron”, a lo que la funcionaria le respondió a los chicos “nosotros no podemos ir a acompañarlos” entonces la funcionaria le hizo negativo con los hombros como si no le importaba nada, entonces realmente los chicos se sintieron desprotegido y asustados y bueno en vez de ir a hacer la denuncia se dirigieron cada uno a su casa”.

Más adelante el vecinalista señaló “cuando yo tome conocimiento de lo que había pasado vengo a hablar a la comisaría del menor, esto ya era el día lunes, y le explique a la oficial que la funcionaria los había atendido mal a los chicos, que ni siquiera salió para afuera a ver si es cierto que los malandras  estaban en la esquina porque ni siquiera se molestó, entonces le di mi teléfono por si me llamaban para hablar, y al otro día como no me llamaron me fui a la comisaría segunda con mi nieta y había un solo funcionario, un solo oficial que ni siquiera nos saludó, así que esperamos un rato ahí, había gente esperando y me fui, al otro día vengo de vuelta y había nuevamente un solo policía, me fui y cuando volví nuevamente no estaba el oficial para tomarme la denuncia -dijo y resaltó- ahí les dije que era una vergüenza que había ido tantas veces y no podía hacer la denuncia, les dije que la iba a hacer en jefatura, y ahí me dijeron: “no, no, pase se le la vamos a hacer”. Esperé, vino el móvil y nos tomaron la denuncia”.

Finalmente Maciel puntualizó que los chicos ya tenían los datos de quienes eran los ladrones y dónde vivían “a todos esos datos se los dimos a la policía, ya le habíamos dicho quienes eran y dónde se domiciliaban, si la policía está sabiendo quienes cometieron el ilícito, o sea quienes las asaltaron porque esto es un hurto calificado con arma de fuego, les dimos la ubicación dónde estaban estos tipos, aparte por comentarios de los vecinos, siempre son los mismos, así que la comisaría ya los tendría que haber detenido”, reclamó”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.