EL TORMENTO DE UNA FAMILIA A LA QUE LE ENTRARON A ROBAR, LE ATARON Y LE TAPARON CON UNA SABANA A UNA NENA DE 10 AÑOS

Una madre contó el calvario que vivió y el tormento que todavía viven luego de que dos delincuentes aprovecharan que ella con su marido tuvieron que cruzarse corriendo hasta el Hospital Felipe Heras para llevar a su pequeño hijo por un problema respiratorio. Ellos viven en Juliani 17, entre calle Entre Ríos y San Luis. Los malvivientes, tras atar con un pantalón y tapar con una sábana a una niña de 10 años, aprovecharon para desvalijar la casa.

Romina Cabaña relató ante cronistas de este medio que: “el día 15 salimos con mi hijo Felipe a las 5:30 de la mañana y nos cruzamos al hospital Heras porque él tenía un broncoespásmo, nosotros salimos corriendo con él porque estaba muy descompuesto y bueno y cuando nos fuimos se ve que estaban ahí en la vía mirando, por ahí nos vieron que nos íbamos y subieron a la ventana del costado y entraron, se llevaron todo lo que había en la casa, estuvieron media hora aproximadamente y antes de irse uno de los chorros ató a la nena que tiene 10 años y le dijo que era por la seguridad de que no se asustara que era para la seguridad de ella que le dejaba atada”, contó la angustiada mujer.

Del mismo modo continuó su relato: “nosotros llegamos, mi marido se quedó parado y hablando con un remisero porque para llegar a mi casa hay que entrar por el costado de la vía, yo entré y cuando empiezo a gritar el entra para adentro, yo entré y vi todas las cosas rotas, en la última habitación estaba la nena, empecé a gritar por ella y cuando entro la veo que estaba atada de pies y manos con un jean y estaba tapada con una sábana. Mi hija había quedado en el comedor porque cuando yo me fui yo le dije que se quede con la prima que la cuida acá al lado, pero ella me dijo “no mamá yo me quedo acá” porque ya era de día”.

Asimismo continuó con la descripción del calvario vivido: “Cuando la desato me dice mi nena “mamá yo tenía miedo que te mataran a vos porque recién se fueron” y ahí entonces cuando me dice “recién se fueron”, ya con los gritos salió la prima, salieron mi hijo y todos y yo empecé a correr por la vía y el papá se fue a buscar el auto, yo empecé a correr por la vida y en eso llega la comisaría primera, fue todo ahí llegó ahí porque yo llamé a la comisaría vino enseguida y un policía cuando ve que yo corro para allá para el lado del club Victoria, se baja a correrme a mí y a 2 cuadras encuentro el primer bulto que eran carteras botas y esas cosas. A 4 cuadras encuentro el plasma, una compu, y en la otra cuadra encuentro el otro plasma y las otras cosas y así hasta llegar a Gruta de Lourdes”.

Más adelante detalló que “un policía me dijo que pare, porque yo paraba a cualquier persona, y otro policía me dijo que podía tener riesgo mi vida que yo estaba muy nerviosa que por favor volviera, así que en eso llega el amigo de mi hijo y mi hijo y me traen para acá para casa. Y bueno acá en casa ya estaba la policía”. Finalmente consultada por nuestro medio por el estado psicológico de la nena de 10 años, dijo: “está bien porque el psicólogo me dice que ella no tomo dimensión de lo que le podía haber pasado porque ella es una nena inocente, ella no sabe que la pueden abusar, o que la pueden tocar, ella no sabe. Gracias a Dios no pasó nada de eso”.

Romina recordó que descubrió que la policía había recuperado el celular de su hija porque había visto la foto del mismo en una publicación de diario El Sol, el día 21, en el que daba cuenta que tras un allanamiento se había notificado a un masculino de 26 años, y se había recuperado un  celular Samsung J1, que era lo único que se habían llevado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.