ATACÓ A BALAZOS A SU EX MUJER Y SE PEGÓ UN TIRO

La mujer, Patricia Bordón, enfermera del Hospital Felipe Heras estaría fuera de peligro pero su ex pareja y padre de su hijo, Eduardo Palacios, se encuentra en estado reservado en la UTI del Masvernat.

 

Eduardo Palacios (56), dueño del Multirubros “El Palacio de las Ofertas”, ubicado en Yamandú Rodríguez casi Gualeguay, llegó pasado el mediodía al negocio que atendía su ex mujer Patricia Bordón (42) “Multitodo Gerónimo”, en la Avenida San Lorenzo al 400 y luego de una discusión sacó de entre sus ropas un revólver calibre 32, con el cual le efectuó dos disparos que impactaron en el rostro de Bordón.

Posteriormente, la mujer salió corriendo con el rostro ensangrentado y pidió auxilio en una remisería ubicada a media cuadra del lugar del hecho, quienes pidieron de urgencia una unidad de emergencia.

Trasladada al Hospital Masvernat, Patricia Bordón, quien es enfermera profesional en el Hospital Felipe Heras, fue rápidamente asistida en la guardia donde se ordenaron una serie de radiografías para determinar el lugar donde quedaron dos plomos que había recibido en su cabeza, se supo que la mujer estaría fuera de peligro, ya que el trayecto no afectó zonas delicadas y podría ser dada de alta en las próximas.

El sangriento episodio tuvo lugar en un local ubicado sobre avenida San Lorenzo, luego del mediodía del lluvioso miércoles. La mujer herida salió a pedir auxilio y cuando la Policía ingresó al local encontró tirado a Palacios.

En tanto, Eduardo Palacios, luego de intentar matar a su ex mujer –estaría separado desde hace unos cuatro meses luego de una convivencia de más de 8 años y ser padre de un chico, cuyo nombre habían puesto al negocio de la Avda. San Lorenzo– se descerrajó un disparo en la sien derecha, cayendo al suelo con pérdida de conocimiento, así lo encontró una comisión policial de la Cría 2da. quien pidieron otra ambulancia para trasladarlo también al Masvernat.

Apenas llegado a la parte trasera de la guardia, se lo inspeccionó y los médicos ordenaron su pase a quirófano para tratar de salvarle la vida. Al cierre de nuestra edición se informó que se encontraba en la UTI con pronóstico reservado.

Eduardo Roque Palacios de 56 años de edad, hasta ayer era un conocido comerciante del rubro de indumentaria textil, dueño una popular pilcheria del barrio Parque de calle Paula Albarracín, desde hacía cinco meses estaba separado de Patricia Bordón una enfermera profesional con quien tenía un hijo en común de 11 años.

Los momentos felices de la pareja compuesta por Patricia Bordón y Eduardo Palacios llevaban 8 años y la ruptura –según sus allegados- habría ocurrido hace 4 meses.

En otras épocas Palacios le había puesto el negocio de ventas de ropas denominado “Multi- Todo Gerónimo” a Patricia con la idea de que pueda trabajarlo los días que no concurría al hospital Felipe Heras donde se desempeñaba como enfermera profesional.

El amor del hombre y la generosidad hacia Patricia lo llevo a comprarle un automóvil Toyota cero kilómetro que utilizaba la mujer para trasladarse, la relación empezó a empeorar y en más de una vez Palacios se mostro violento , fue así que la enfermera lo dejo y quiso comenzar una nueva vida.

Cuentan quienes conocían a la pareja que pese a estar separados desde hace varios meses, Patricia había comenzado una amistad con un compañero de trabajo del hospital Felipe Heras y Palacios no pudo aceptarlo. Las discusiones eran cada vez más violentas cuando se encontraban por temas comunes.

El estallido de furia vino cuando en horas de la mañana del miércoles Palacios había visto al nuevo amigo de Patricia atendiendo el negocio, esto motivó que fuera a buscar un arma.

SIEMPRE SERÁ MÍA

De esa manera entró enfurecido eran alrededor de las 13,30 del mediodía, cuando irrumpió en comercio y le dio dos balazos a su ex mujer, el primero fue en la región frontal derecha, donde el proyectil ingresó sin salir, el segundo fue a la altura del malar izquierdo también con entrada y sin salida, ambas heridas fueron superficiales los plomos de los proyectiles quedaron alojados en la piel del rostro de Patricia sin producir daños en órganos y tejidos .

Palacios después de intentar asesinar a su ex pareja no tuvo mejor idea como salida que quitarse la vida pegándose un tiro en la sien derecha lo que le provocó una herida en el parietal derecho quedando el proyectil entre el cerebro y la tapa de su cráneo, esto le permitió por algunas horas estar consciente y darse cuenta de lo que había hecho.

Había entrado sin decir palabra alguna y comenzó a los balazos todo el episodio quedo grabado en las cámaras de seguridad del comercio y la justicia ordenó el secuestro de las grabaciones, Patricia pudo levantarse con sus dos tiros en la cara y salió a pedir ayuda un remisero de la empresa Orellana, que llamó a la policía y a una ambulancia y la trasladaron hacia el hospital Masvernat.

A todo esto Palacios estaba gravemente herido tirado en el piso, todavía tenía su arma en la mano, un revolver calibre 32 mm con los que había cometido el baño de sangre.

SEPARADOS POR UN BIOMBO 

Luego de recibir la atención médica de urgencia ambos quedaron internados en observación, ni siquiera había una puerta para separarlos, solo un biombo.

El hombre todavía consciente quería levantarse, tranquilamente pudo haberla atacado nuevamente, había tijeras jeringas o podía utilizar sus manos para terminar lo que había intentado. Así se manejan estos casos complejos en Concordia.

Después de la visita de la fiscal recién ahí se ordenó la custodia policial para ambos, en un momento los familiares de Palacios querían trasladarlo hacia Buenos Aires sin pensar ni importarles que había intentado cometer un femicidio.

Patricia puede pasar a una sala común en las próximas horas y en algunos días podrá tener el alta, a Palacios evaluaban intervenirlo. Si le quitaban el plomo y controlaban la hemorragia y los hematomas cerebrales, tal vez tenía expectativas de seguir con vida, quizá en un penal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.