Imputan al Oficial Algañaraz, quien fuera atacado por una mujer con una tijera en Caballito

El uniformado solamente repelió la agresión con un disparo al pie de la agresora que ponía en riesgo la integridad de la gente y de su propia persona en Caballito, pero al parecer ya ni eso puede hacer un policía en este país. Lamentablemente los uniformados están tan “perseguidos y condicionados por jueces que odian un uniforme” que ya no solamente no pueden hacer nada para cuidar a un ciudadano, sino que además para la justicia, la vida de un policía no vale nada.

Así le tomaban las huellas digitales, porque para el fiscal no tendría que haber hecho nada. Se tendría que haber dejado lesionar o hasta asesinar por la mujer empuñando un arma blanca. Pero como el repelió la agresión ahora termina imputado por lesiones.

Así estamos en este país por la justicia que tenemos, buscan hasta el último vericueto judicial para imputar primero al hombre de la ley, y después, y si hay alguna prueba, algo se podría hacer contra el que infringe la ley. Vivimos en el país de la joda donde el policía es el delincuente y el delincuente tiene un juez. Lamentablemente la justicia es garantista de quienes infligen la ley, y así estamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.