DISCAPACITADO DESMIENTE HABER VENDIDO LAS DOS CASILLAS QUE LE DIO LA MUNICIPALIDAD

A través de una nota publicada en nuestras páginas el día 25 del corriente, desde la Coordinación en Situación de Calle de la Municipalidad de Concordia, Silvia Castillo manifestó que fueron al puente que está en Ruta 4 frente al Hipódromo, donde había un hombre discapacitado con su señora sentados con todas sus cosas ahí abajo del puente alrededor de un fueguito que habían hecho. “A este señor -aseguró Castillo – se lo ayudó en el 2012 con una vivienda en el barrio Sarmiento, fue la primera vez que se le dio. Posteriormente se le dio en el 2013 otra vivienda cuando las inundaciones aunque él no estaba inundado, se le dio vivienda en el Villa Cresto, el señor vendió la vivienda en las dos oportunidades y hoy quiere de nuevo que desarrollo humano se haga cargo porque él es discapacitado y no tienen dónde vivir”.


Sobre este tema, el hombre en cuestión es Salvador Maidana, un discapacitado que cuida coches en calle 1° de Mayo y Pellegrini, ante cronistas de este medio Maidana aclaró que “esa noche de frío (por el miércoles 24) fue una mujer, fueron a llevarnos una ayuda porque nosotros habíamos pedido una ayuda: Ellos dicen que me dieron una casilla, pero a la casilla me la dio la señora Ligia, ella me dio la casilla para que viva tranquilo ahí en el barrio Los Canarios, pero después fueron a vivir gente mala pegados a mi casa. Tuve problemas con esos gurises -dijo Maidana- me empezaron a tosquear, me empezaron a tirar piedras, una vez me levante a medianoche y me dijeron que me iban a prender fuego la casilla”.
A renglón seguido señaló: “yo soy discapacitado, no estoy mintiendo, ellos dicen que me dieron dos casas, la última vez que estuve inundado en el poli funcional, a mi no me dieron casa, yo me fui a vivir a la casa de mi cuñado, a lo del negro “Camerun”.
“Es mentira que la Municipalidad me dio dos casa, eso es mentira, yo lo tengo a mi cuñado de testigo -afirmó Maidana- ellos me dieron una sola casa que yo ahí no podía dormir tranquilo porque me tiraban piedras, me pateaban la puerta, me tiraban piedras arriba del techo, me habían dado chapas de cartón, se llovía adentro como afuera en esa casilla entonces me cambiaron mi casa por otra casilla en el barrio Sarmiento, atrás de la arrocera, ahí atrás de la arrocera vive un tal José Luis, un misionero que me decía que era el dueño del campo, se me quedaron con todo, se me quedaron con la casilla.
El hombre discapacitado señaló: “yo no vendí la casa, se me quedó el misionero con la casilla, y por eso me fui con mi señora a vivir abajo del puente ahí en Ruta 4, frente al Hipódromo de Camba Paso, yo ando en la calle de acá para allá, y quiero que desde la Municipalidad aclaren las cosas”.
A Salvador Maidana, el Copnaf le retiró la tenencia de una hija cuando tenía 5 años (actualmente tiene 9 años), a mi me sacaron mi hija por las condiciones en que yo vivía en una casilla de cuatro por cuatro, yo y mi señora con mi nena vivíamos en una pieza chiquita. La gente se quejaba por cómo yo vivía con mi mujer y mi hija, yo trabajo en la calle y cuido autos”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.