DESAFECTARON A DOS POLICÍAS POR NO INFORMAR SOBRE ASALTO OCURRIDO EN GENERAL CAMPOS

Dos funcionarios policiales -un oficial y un suboficial- de la Comisaría de General Campos, a quienes se le secuestraron sus teléfonos celulares, y que están siendo objeto de una causa por el supuesto incumplimiento de los deberes de funcionario público al no informar un grave hecho ocurrido en colonia La Perla, el 1 de marzo pasado, como fue el asalto a dos personas mayores, fueron desafectados de esa comisaría.

No obstante, no fueron enviados muy lejos: están en San Salvador, en la Jefatura de Policía departamental.

Según indicó Reporte Cuatro, el objetivo es que no entorpezcan la causa (más de lo que ya ha sido entorpecida), en el marco de la investigación de la cual son sujetos. Esta es una medida administrativa tomada por el jefe Departamental de Policía de San Salvador, Noel Spretz.

Si bien no tomó intervención directa, fue anoticiada la Dirección de Asuntos Internos de la Policía entrerriana, en el marco del sumario administrativo que se lleva adelante, más allá de la causa que se les ha iniciado desde Fiscalía.

El asalto ocurrió el pasado 1º de marzo en la zona rural de General Campos, y las víctimas son los integrantes del matrimonio Fink, quienes se encontraban en un campo de su propiedad a unos siete kilómetros de la localidad.

Esa noche, dos delincuentes visitaron a la pareja en la zona rural de colonia La Perla. En principio, el dueño de casa, se encontró con un sujeto que inició charla con la excusa de que lo ayudara con un gato hidráulico por un inconveniente en su vehículo. En un momento, el delincuente trató de reducir a la víctima, pero ante la defensa esgrimida intervino su cómplice.

Amenazado por un arma de fuego, el hombre fue llevado al interior de su casa, de donde le sustrajeron dinero y objetos varios.

Al día siguiente, el hombre asaltado fue hasta la Comisaría de General Campos, y fue atendido en la vereda por un funcionario, al que le pudo expresar verbalmente lo que había ocurrido. Pero nunca este hecho se comunicó a la Jefatura Departamental San Salvador o a la Fiscalía.

Si bien los hechos ocurrieron el 1 de marzo, la Fiscalía tomó conocimiento el miércoles 3 de abril, cuando un llamado anónimo al jefe de Investigaciones de la Policía de San Salvador le advirtió sobre esta irregular y escandalosa situación que se daba en la comisaría de General Campos.

Luego, con la orden del Juzgado de Garantías de Concordia, se procedió al allanamiento de los domicilios de los dos funcionarios, a quienes se les secuestraron los teléfonos celulares.

También se investiga si en la mochila de uno de los ladrones había un chaleco refractario de color azul y con la inscripción “PER” en clara alusión a la Policía de Entre Ríos, ya que según el testimonio de una de las víctimas, le habría parecido verlo.

Finalmente, llama la atención que en el libro de actas de la Comisaría de General Campos figuraría una salida de la patrulla hacia ese lugar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: