EL OBISPO DE CONCORDIA IRÁ A MEDIACIÓN EN LA ÚLTIMA SEMANA DE MARZO POR SUS DICHOS SOBRE EL ABORTO A UNA MENOR

Una menor de 13 años que cursaba su quinto mes de gestación había llegado hasta el Hospital Delicia Concepción Masvernat para practicarse un aborto a fines del año pasado. El equipo médico en un comienzo se había resistido porque no había certeza de que el embarazo fuera producto de una violación. La menor y sus padres, junto a un abogado, recurrieron a la jueza de familia quien gestionó  para que se practicara el procedimiento bajo el “protocolo de aborto no punible” por violación. Este procedimiento fue establecido en la Provincia en el año 2017, siguiendo lo que ordenó la Corte Suprema de Justicia en el fallo «FAL» para toda la Nación.

Posteriormente al aborto practicado el día 1 de diciembre, en un comunicado, el Obispo de Concordia advirtió que “ningún derecho individual puede justificar la eliminación de la vida humana del que no se puede defender, la vida de la madre y la de su hijo deben ser preservadas y respetadas porque el derecho a la vida es el derecho humano fundamental”, decía el mismo. En ese comunicado Collazuol manifiesta su “profundo dolor” por el hecho del que se pudo tomar conocimiento, dijo en los medios, que consignó que: “el bebé nació con vida y estuvo debatiéndose durante varias horas por seguir viviendo hasta que finalmente su corazoncito dejó de latir”.

Ante esto, Pedro De La Madrid, representante legal de la niña a la que se le practicó el aborto no punible, había “intimado por carta documento al obispo Luis Armando Collazuol” a que “ratifique lo expresado donde en un comunicado dio a conocer hechos falsos, la cual violó claramente la intimidad y los derechos de la menor intervenida”.

Luego de dimes y diretes entre el defensor de la menor y el representante de la Iglesia, la cuestión llegó a los Tribunales de Concordia. Ahora esperan que las diferencias se resuelvan durante una mediación entre ambas partes, la que se va a llevar a cabo en la última semana de marzo.

De La Madrid expresó ante cronistas de este medio que “lo que se sostuvo primeramente, respecto a una supuesta sobrevida del feto está absolutamente probado con elementos objetivos y que eso nunca existió, fue algo establecido por las pericias realizadas en Paraná por el cuerpo genético forense del Superior Tribunal de Justicia”, recordó.

En ese mismo sentido el letrado esbozó que: “espero que el obispo de Concordia retracte sus dichos, generamos un trámite de mediación con citación del obispo con la única finalidad que haga una disculpa pública a los padres, que quedaron muy doloridos», acotó.

“Las declaraciones de Collazuol fueron imprudentes -aseguró- y hasta pueden ser aventuradas sin tener en cuenta el contexto que rodeó a la menor involucrada”, indicó.

Asimismo referenció que si el obispo no comparece en la audiencia fijada para la última semana de marzo “pueden suceder tres cosas, que no vaya y se le aplique una multa, o que vaya, o que se llegue un acuerdo y que haga una retractación pública, lo que para los padres sería suficiente”, detalló y advirtió que “si no lo hace se abrirá una instancia judicial de reclamación de daños y perjuicios”.

Por último el letrado indicó que «es respetable la posición de la Iglesia Católica de oponerse al aborto, y sobre este tema no se realiza cuestionamiento, pero si debe enjuiciarse que para sostener esas posturas se utilicen falsedades muy atroces y oscuras como indicar que un feto sobrevivió diez horas, que además en la causa penal se determinó que era falso”, insistió y agregó “existen límites que como sociedad, menos aun en un alto representante de la iglesia, no debemos ni podemos ni el mismo debe pasar (por la falsedad de la sobrevida), porque sin dudas que el fin no justifica los medios”, apuntó el Dr. De La Madrid.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: