Fuerte contrapunto entre un juez y una defensora oficial por el estado de las cárceles

Mientras hay preocupación por el grave estado de salud de Romina Giménez, la mujer que fue atacada a puñaladas por su pareja, este jueves se dispuso la prisión preventiva por 30 días para el imputado de la Tentativa de Homicidio agravado por Violencia de Género, Darío Dreise. En medio de la audiencia, no solo se habló de la situación del hombre comprometido por las pruebas, sino que también hubo un cruce por la situación de las cárceles y la prisión domiciliaria otorgada a Juan Pablo Aguilera, el cuñado de Sergio Urribarri.

Abrumado por la contundencia de las evidencias y pruebas, en la audiencia no se debatió la responsabilidad, sino donde debería permanecer con la medida restrictiva Dreise: si en la cárcel o bien con una prisión domiciliaria.

En la audiencia de ayer jueves, las fiscales Ileana Viviani y Valeria Vilches realizaron un pormenorizado alegato donde reclamaron 60 días de prisión preventiva para Dreise. Se alertó ante el juez de Garantías Eduardo Ruhl, que era más que necesaria la medida restrictiva para garantizar la investigación, habida cuenta de la falta de producción de pruebas y testimonios.

Viviani en especial contabilizó los 20 cortes profundos en varias partes del cuerpo que comprometieron la salud de la víctima, e hizo notar que la mujer vulnerable desde todo punto de vista era la que mantenía la casa y a los hijos, al tiempo que deseaba desde hacía un tiempo terminar con la relación con Dreise.

En esa oportunidad recordó que hubo presentaciones por violencia de género de parte de el hombre, tema que fue corroborado en las audiencias con familiares y vecinos que confirmaron el nivel de sometimiento de Giménez.

Párrafo aparte fueron los dichos de los padres de la víctima. Ellos aclararon que las lesiones no se produjeron en el marco de una discusión o pelea, sino de un ataque artero de Dreise.

El hombre que admitió consumir cocaína, según la fiscal, ingresó a la vivienda y sin mediar palabras buscó un cuchillo tipo serrucho para empezar a agredir a la mujer que se encontraba cocinando a la pequeña de cinco años.

La funcionaria judicial explicó que el tenor y la cantidad de cortes profundos no permiten saber qué puede pasar con la salud de la víctima que se encuentra muy grave internada en Terapia Intensiva del San Martín.

Además valoró el informe de la sicóloga de tribunales que alertó que el acusado cuenta con una personalidad violenta.

Por ello consideró prudente la prisión preventiva en la cárcel de Paraná por el término de 60 días, entendiendo que se está frente a una potencial pena como mínimo de 10 años de prisión efectiva por el delito de Tentativa de Homicidio agravado por el vínculo y violencia de género.

Domiciliaria y con tobillera, igual que Aguilera

A su turno, la defensora oficial Mariana Montefiori adelantó que no apelaría la prisión preventiva, pero que propondría al juez, mientras avanzara la investigación, la prisión domiciliaria, con tobillera electrónica, una mayor presencia policial en la vivienda, la prohibición de comunicación total con el mundo exterior bajo el compromiso de no usar celulares, redes sociales y cualquier mecanismo tecnológico.

Además, solicitó el dictado de la prisión domiciliaria en la casa de la madre del imputado, en el barrio CGT de Paraná

La audiencia venía en carriles más que normales en la feria de verano, hasta que la defensora planteó quejas por la situación carcelaria y tomando en cuenta la resolución de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), como del Hábeas Corpus resuelto por parte del juez Mauricio Mayer en la denominada causa de los contratos truchos.

Recordó que la cárcel de Paraná hoy cuenta con 993 presos, por lo que es imposible en esas condiciones dar un alojamiento tal como marca la Constitución. De allí que trajo a colación varios de los planteos de los abogados de Juan Pablo Aguilera sobre la violación de los derechos de las personas que están con preventiva, en el mismo espacio físico que los condenados.

La reacción del juez: “No comparto en nada las críticas”

Tras escuchar las ponencias de la fiscalía y la defensora oficial, el juez Ruhl dijo que avalaría la postura del ministerio público fiscal por entender que se corría riesgo en la investigación si no se tomaba alguna medida restrictiva con el imputado.

Además, entendió como proporcional 30 días en la cárcel de Paraná

Sin embargo, antes de finalizar el acto judicial aclaró que no compartía en nada la posición de la defensora oficial de criticar el estado de las cárceles. “Nosotros entendemos que, si bien se puede mejorar, merced a las visitas periódicas que hacemos jueces, defensores y fiscales, hemos visto que es óptimo el acondicionamiento de los internos”, enfatizó Ruhl para marcar: “no hay ninguna situación ilegal o irregular con el tratamiento de los detenidos en la cárcel de Paraná”.

“No comparto para nada algunas críticas, porque no es la realidad de lo que está ocurriendo en la unidad penal”, cerró el juez que se lo vio severo al hacer estas aseveraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.