Posted on: 26 septiembre, 2020 Posted by: Redacción Comments: 0

Un funcionario municipal perteneciente a la Guardia Urbana Municipal, desempeña tareas haciendo las veces de sereno durante toda la mañana y algunas veces en horas de la tarde en J J Valle y Gobernador Cresto, cuidando que los vecinos no arrojen basuras. Vale recordar que la municipalidad erradicó un enorme basural que se había formado en esa intersección porque llegaban vehículos de todo tipo a arrojar bolsas de basuras, ramas, restos de automotores y hasta animales muertos.  

El funcionario municipal, Horacio Casarino, destacó ante cronistas de este medio que: “estoy acá cuidando como integrante de la Seguridad Urbana, bajo las órdenes de nuestro director el comisario Diego Pasarello. Él realizó una reunión para preguntarnos a ver quién se animaba a venir a cuidar de que los vecinos no tiren basuras en este lugar, yo levanté la mano y pedí cuidar la zona”, aclaró. 

Del mismo modo el funcionario agregó que: “para esta función yo tengo una experiencia porque estoy acostumbrado por haber trabajado más de 20 años con la policía rural contra los cuatreros, yo ya tenía una base de lo que es la confrontación”, y aclaró que “me vine yo solo a cuidar de que no se forme nuevamente un basural y les dije que no quería ningún acompañante porque prefería trabajar solo como siempre lo hice, yo solo me desenvuelvo mejor”, dijo. 

“Ya hace tres meses que estoy cuidando este lugar -recordó Casarino- venía la gente y tiraba las bolsas de basura y no les importaba que yo estuviera acá en la esquina”, y recordó que en una oportunidad el camión atmosférico municipal “bajó la manguera y arrojó los líquidos cloacales en el arroyito que está acá. Yo de inmediato le saqué fotos y se las envié al intendente Francolini y a Pasarello”, puntualizó el integrante de la seguridad urbana, quien además señaló que: “estoy cuidando este lugar desde las 6 de la mañana, en algunas oportunidades me doy una vuelta a la tarde. En una oportunidad vino un auto manejado por un chapista y me arrojó un paragolpes en la cara y yo no reaccioné porque esa nos es mi función, le expliqué al señor de que eso que hizo estaba mal”. “En otra oportunidad vino un carrero tapado de basuras y como no lo dejé descargarlas acá en la calle, se envolvió el rebenque en la mano y me quería pegar en la cara con el mango y yo me tengo que defender. Esas son solamente algunas de las anécdotas de violencia que he sufrido acá”. 

Por último, Casarino aclaró que: “esta arma que tengo en mi poder es para defenderme, está con posta de goma, aunque -dijo agradeciéndole a Dios que- son solamente discusiones, pero uno tiene que estar preparado porque algunas veces hay gente que se pone brava y te quieren golpear con lo que tienen a mano y yo tengo que andar esquivando las cosas que me arrojan y vuelan por el aire. A veces me quieren golpear solamente porque yo les explico de buenos modales que acá no es basural público, que acá mientras yo esté nadie va a tirar basuras”, espetó. 

Deja un comentario