Dia a Dia Digital

Periodismo Independiente desde Concordia Entre Ríos

locales

“LO PERDONAMOS Y PEDIMOS QUE ALGUIEN LO AYUDE, ESTÁ ENFERMO POR LA DROGA”

La policía acudió a calle Guarumba y cortada 49 en el barrio Pierrestegui, ya que habían informado sobre dos personas que estaban heridas de arma blanca. Los uniformados encontraron a un joven de 20 años con un filoso cuchillo en la mano y a dos hombres ensangrentados, el abuelo y el tío del agresor, quien fue reducido y al que se le quitó la hoja de acero inoxidable de aproximadamente 10 cm. con mango de metal que tenía en su poder.

Según supo este medio, el ataque se produjo luego de una discusión familiar, que finalizó con los hombres, uno de 68 años y el otro de 37, heridos. La fiscal Rivoira ordenó la aprehensión del joven denunciado por el supuesto delito de lesiones leves en flagrancia y el traslado a la alcaidía. Por su parte, los lesionados fueron trasladados en servicio de emergencia hacia el hospital donde fueron atendidos.

Hasta allí parte de la crónica que sorprendió a todos. Ahora, luego de recuperarse, Eduardo Maydana y su hijo Rafael, ya dados de alta, ayer recibieron en su domicilio a nuestros cronistas y, aunque parezca increíble, reclamaron por ayuda para el joven que los apuñaló y casi les hizo perder la vida.

“El vino muy nervioso después de juntarse con un grupo en que se drogan, él quería que diéramos plata, pero no teníamos, él tiene 20 años, estaba perdido, inconsciente y cuando se pone así nosotros lo desconocernos, él no vive acá, ahora la justicia le prohibió acercarse por 180 días a nuestra casa, si él hizo esto es capaz de matarnos”, contó su abuelo Eduardo.

Su tío, con una enorme grandeza y bondad pide que ayuden al chico. “Está enfermo por las drogas”, nos dice y agrega que durante mucho tiempo realizó tratamientos pero fue en vano, “intentamos recuperarlo pero siempre vuelve a caer, lo mandamos a Los Conquistadores a la casa de otros familiares pero la droga es más fuerte y lo puede”.

“Es la maldita junta, acá en la placita del barrio siempre están vendiendo, él ya es un chico grande pero hay otros chicos que están en peligro por la droga y van a terminar como él”, apunta Maydana con dolor.

“Esto nos sorprendió, ese día estaba perdido, no hacia quilombo ni molestaba a nadie”, cuenta Rafael enseñando la puñalada que recibió a la altura del cuello muy cerca de la aorta.

Don Maydana como lo conocen en el barrio muestra la herida aún en periodo de cicatrización y dice que tuvo suerte, “me pegó debajo de las costillas, me dijeron los médicos que si me la daba más abajo me perforaba el bazo o algún órgano y ahí si que no iba a tener vuelta”, expresó. Por último pidieron que desde la justicia lo deriven para realizar un tratamiento.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: