MUCHA GENTE QUE CONCURRE AL CIC VÍCTOR OPPEL, LLEGA EN ESTADO DE EXTREMA NECESIDAD

Desde el CIC (Centro Integral Comunitario) Víctor Oppel, destacó la muy buena atención que se brinda en el organismo municipal a la gran cantidad de gente de la zona oeste de la ciudad que concurre a diario para llevar a sus hijos a control y atención profesional. A su vez reconocieron que “mucha gente concurre en estado de extrema necesidad pero se retiran con una respuesta después de haber sido atendidos y escuchados”.

En este sentido, Rubén Cortiana, como titular del organismo municipal, le dijo a cronistas de este medio que “yo no tengo más que agradecimiento a los médicos municipales, a los médicos del programa “Médicos Comunitarios”, a la enfermería, a la administración y si hay algo que nosotros tenemos en claro es que todos estamos por y para la gente”, aclaró.

“Yo siempre les digo que cada persona que viene a este lugar no viene a sacar una entrada para un boliche bailable, viene porque tiene un problema, entonces nuestro deber como funcionarios es extender esa posibilidad y como siempre digo, siempre tratamos de darle el mejor medicamento que es la sonrisa, la atención y el saber escuchar. A veces -dijo Cortiana- escuchar es el mejor remedio que se le puedes brindar a la gente porque no siempre se tiene la solución a través de la medicina es obvio”, expresó.

Del mismo modo el funcionario municipal admitió que “el compromiso nuestro es que cada uno que sale de este lugar salga con la tranquilidad de que fue atendido como corresponde y ese es nuestro deber”, y reconoció que “mucha gente que viene acá, viven en situación de extrema necesidad y es muy triste”, y reconoció que “yo a la escenografía de la pobreza la veo todo los días, veo chicas muy jovencitas con su bebé, ellas no trabajan, viven hoy con la tarjeta y yo siempre digo la tarjeta es una emergencia como paliativo, es una alternativa para salir de la situación y me parece muy bien porque es el rol del Estado”, aunque admitió que “su continuidad en el tiempo es nocivo porque mal acostumbra, no le da dignidad persona e inhibe la capacidad de crear, de salir con posibilidades”, lamentó.

“Yo creo que son tiempos en que tienen que cambiar las cosas -dijo- espero que eso cambie porque las experiencias del pasado nos han marcado que estuvo bien y que estuvo mal”, reconoció y agregó: “el asistencialismo desmedido termina siendo negativo, hasta para la misma dignidad de la persona. A las personas se las dignifica entregándole cuando lo necesita y después dándole las herramientas que yo creo que pasa por una cuestión de educación que es la peor de las crisis que sufre el ser humano”, y mencionó: “yo creo que la crisis más profunda, la crisis crónica del ser humano es cuando se pierde la capacidad de pensar porque eso no tiene retorno”, no obstante reconoció que “lo cultural, lo que pasa dentro de esa cabecita lamentablemente si no tuvo su alimentación en su momento adecuado y como corresponde, estamos en presencia de un problema”, lamentó.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: