No sabe leer ni escribir el autor del primer asesinato de 2019 en Concordia

Por supuesto que no hay relación alguna entre el analfabetismo y la comisión de un delito, cualquiera sea. No obstante, impacta que en el tercer milenio, con leyes que consagran la obligatoriedad no sólo de la educación primaria sino también de la secundaria, siga habiendo personas que no saben leer ni escribir y que habitan las periferias de las ciudades.

Tal es el caso de Adrián Eduardo Castro, de 25 años de edad, imputado por la autoría de un «homicidio simple» que costó la vida a su cuñado Juan Jorge Benítez, de 39, quien vivía en pareja con una hermana de Castro. La escena del crimen, que ocurrió en las primeras horas del nuevo año, fue una vivienda ubicada en calle Alvear, casi Giuliani, en la zona sur de la capital del citrus.

A pedido del fiscal de la causa, José Arias, este viernes al mediodía, el Juez de Garantías Subrogante, Dr. Francisco Ledesma, dictó la prisión preventiva de Castro y lo envió a la Unidad Penal Número 3.

Tras la polémica que se suscitó en Paraná cuando el Juez Mauricio Mayer benefició con «domiciliaria» al cuñado de Sergio Urribarri, Juan Pablo Aguilera, con la excusa de que en la Unidad Penal 1 no se garantizaba la debida separación entre penados y no penados, El Entre Ríos quiso saber si en la cárcel de Concordia se cumple con tal prescripción normativa. «Castro estará con un montón de procesados que están junto a otro montón de condenados» fue la lacónica respuesta obtenida de fuentes judiciales.

Respecto del analfabetismo del autor del primer crimen del año en Entre Ríos, lamentablemente no sería una excepción. Según un relevamiento efectuado en 2016 a 1.489 internos de cárceles provinciales, sólo el 37% había terminado la primaria, apenas un 9% tenía completo el secundario, únicamente 10 eran universitarios y 13 habían concluido estudios terciarios.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: