PERDIERON TODO EN UN INCENDIO PERO DE A POCO QUIEREN RECONSTRUÍR SU CASA

Hace unos días atrás, una precaria vivienda de madera que estaba ubicada en Doctor Pedro Sauré esquina La Paz, en la que habitaban unas diez personas, fue totalmente consumida por las llamas que la destruyeron por completo en cuestión de minutos. Además se quemaron otras propiedades de la familia como por ejemplo un automóvil Peugeot 505, y una motocicleta de 150 de cilindrada que estaban al costado de la vivienda.   

Sobre la situación por las que están atravesando estos días viviendo en una carpa, chapaleando el barro que dejaron las últimas precipitaciones, Elsa Quintana, le dijo a este medio que “todo comenzó por un cortocircuito alrededor de las dos de la tarde, no sabemos en que parte de la casa pero no hay dudas de que fue un cortocircuito y se prendió fuego la casa entera”, recordó Elsa.

En ese mismo sentido, lamentando por las pérdidas, la mujer soslayó que “lamentablemente no quedó nada, se nos quemó todo en cuestión de minutos, alcanzamos apenas a sacar a los chicos y enseguida se derrumbó el techo, se nos quemaron los documentos, las ropas, los muebles, nos quedamos con lo puesto”, dijo con lágrimas en los ojos, al tiempo que agregó “cuando llegaron los bomberos ya no había nada para hacer”. Finalmente la mujer contó que “estamos viviendo en una carpa todos amontonados como podemos, algunos de los chicos están en otra casa y otros están acá con nosotros, pero con la lluvia de anoche (por el jueves) fue un caso porque empezó a llover fuerte y empezamos a amontonar gurises tipo bolsas, uno arriba del otro porque no teníamos lugares, así que los grandes dormimos sentados acurrucados cuidando a los chiquitos”, describió y pidió encarecidamente: “a los vecinos de Concordia por favor les pido que si les sobra un par de medias que no lo tire, un par de zapatillas, ropa para grandes o chicos, una mesa o cualquier mueble que no le sirva más y que le estorbe, por favor no lo tire, que lo traiga acá a Pedro Saure y La Paz, acá estamos nosotros tratando de reconstruir nuestra humilde casita pero estamos con lo puesto, no nos quedó nada, cualquier cosa será bienvenida”, insistió Elsa Quintana, quien finalmente le agradeció a la directora de la Escuela La Viña, a la Municipalidad por las tablas y chapas y al aserradero Giovenale por las importantes donaciones que les hicieron llegar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: