UN VORAZ INCENDIO CONSUMIÓ UNA CASILLA CON TODO LO QUE TENÍA ADENTRO EN EL ASENTAMIENTO CARRETERA LA CRUZ

Alrededor de las 10 de la mañana de este jueves, se originó un voraz incendio que convirtió en cenizas una humilde vivienda de madera propiedad de un trabajador municipal ubicada en calle 17, entre 68 y 70 en el asentamiento Carretera La Cruz. El propietario aclaró que en el momento del siniestro no había nadie en el interior ya que él estaba trabajando y que solamente a veces queda alguno de sus hijos.

Sobre el siniestro, Eduardo Segovia, propietario de la casa quemada, le dijo a cronistas de EL SOL que “yo me fui a trabajar antes de las 7 de la mañana, yo trabajo en el puerto y mi sobrino me fue a avisar de que la casa estaba en llamas, ardiendo, y bueno me vine enseguida y cuando llegué acá ya estaba todo quemado, todo estaba destruido, no quedó nada de nada”, lamentó revolviendo las humeantes cenizas.

“Yo vivía solo acá, a veces venían los nenes míos a pasar un fin de semana pero por suerte no estaban. Yo estoy solo -reiteró y dijo- lamentablemente se me quemaron todas las herramientas, se me quemaron unas motoguadañas, unas motosierras porque yo hago trabajos a parte. Además yo tenía un horno para hacer sándwiches, hamburguesas y pizzas porque también me ganaba la vida y me las rebuscaba con eso. Se me perdió todo, ni ropa me quedó porque me quedé con lo puesto, se me quemó la heladera, la cocina, el lavarropas, alcanzamos a sacar la garrafa que todavía está humeando y caliente”.

Consultado sobre el origen del siniestro y si podría haber sido intencional, Segovia respondió que “no, no creo, habrá sido un cortocircuito porque yo no tengo problemas con nadie. Ningún vecino vio nada raro y cuando se dieron cuenta el fuego era por toda la casa porque cuando ellos vinieron junto con mi sobrino ya no pudieron sacar nada. Ahora voy a necesitar la ayuda del municipio y de la gente porque me quedé con lo puesto”, insistió.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: