VIOLENTO ASALTO A MANO ARMADA EN UN DRUGSTORE CON TOMA DE REHÉN

Un violento asalto ocurrió en horas del mediodía de este viernes en un Drugstore ubicado en calles Hipólito Yrigoyen y Carriego.

Alrededor de las 12 de este mediodía se produjo un violento asalto en el rapipago “San Bonifacio” que está ubicado en H. Yrigoyen y Carriego cuando un solitario delincuente encapuchado, identificado como Héctor Pelayo, ingresó al local portando una pistola 9mm, la cual tenía 14 proyectiles en el cargador; en ese momento había una clienta que había entrado para hablar por teléfono en una telecabina, fue tomada como rehén por el delincuente, afortunadamente la mujer pudo zafarse y salir corriendo.

Aparentemente en un segundo de distracción, el delincuente fue abordado por el dueño del negocio y su hijo quien se trenzó en lucha, en ese momento el joven recibió un violento culatazo por parte del ladrón que le produjo un corte en la parte izquierda de la frente, el joven herido como estaba, logró quitarle el arma al caco y con la ayuda de su padre y un vecino lo redujeron y lo encerraron en una cabina telefónica en el interior del local hasta que llegó la policía.

Sobre lo ocurrido, el propietario del negocio, todavía exaltado por lo ocurrido, le contó a EL SOL que “mantuvimos encerrado al chorro hasta que llegó la policía”, dijo y recordó que “vino derecho a buscar plata, como ayer no trabajé con el negocio, no tenía dinero de cobranzas, solamente tenía plata del kiosco que eran unos $3.000, era la recaudación del día y la verdad que fue mejor porque mirá lo que pasó, se ve que el tipo sabía la hora a la que yo me iba al banco para llevar la plata”, especuló el propietario.

Asimismo comentó que “el tipo entró encapuchado y con la pistola en la mano y me pidió la plata, pero yo le dije que no tenía, en eso se dio la vuelta al mostrador y mi hijo se le paró, cuando le pegó un culatazo, mi hijo se enojó más, se trenzó en lucha y le pudo sacar la pistola; yo me caí, me pegué en el brazo y en la espalda”, recordó y agregó que “mi hijo salió corriendo para afuera, para que la gente se dé cuenta y llegaron los vecinos, se armó un despelote en el local y lo metieron en la cabina hasta que llegó la policía”. “Por suerte -dijo- fue rápido, gracias a Dios, mi hijo solamente sufrió un culatazo», afirmó.

QUISO TOMAR DE REHÉN A MI SEÑORA PERO ELLA SE ESCAPÓ

Sobre el intento de toma de rehén, Enrique, un vecino, le dijo a EL SOL que “mi esposa Elisabeth estaba adentro del rapipago, ella estaba hablando por teléfono porque ahí hay cabinas, en eso entro el sujeto armado con una pistola 9mm y la tomó de rehén a mi señora, en eso ella se zafó y salió corriendo para afuera y en ese momento el dueño con el hijo se trenzaron, el hijo recibió un culatazo que le rompió la frente y ahí forcejearon y le sacaron el arma u lo redujeron al delincuente”, recalcó y dijo agradecido “menos mal que mi señora zafo de casualidad parque la quiso agarrar y la quiso tomar del cuello de atrás y ella salió corriendo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: